EL ARTE DE VIAJAR SOLO

Como casi todas las cosas nuevas que se prueban en la vida, viajar solo implica dar un paso hacia delante. Significa que en algún momento hemos tenido la imperiosa necesidad de desplazarnos, de conocer otro lugar, de rodearnos de otras gentes, y o bien en nuestro entorno no hemos conseguido “engañar” a nadie para que venga con nosotros, o bien directamente hemos decidido hacerlo por nuestra cuenta, sin buscar compañeros.

Todo viaje en solitario es una aventura

Todo viaje en solitario es una aventura

Si es la primera vez que se viaja solo, lo habitual es que se de el primer supuesto más que el segundo; nuestras vacaciones o nuestras posibilidades económicas no encajan con las de nuestros amigos o familiares. En ese caso tendremos en primer lugar que vencer a un poderoso enemigo para poder iniciar nuestra aventura: nuestros propios temores.

Aquí os dejamos una serie de prejuicios que debéis vencer antes de poder partir:

1.- Me voy a aburrir todo el día solo. ¡Nada más lejos de la realidad! en cuanto adaptes tu mirada a la del viajero solitario, te darás cuenta que hay montones de pares de ojos que te devuelven la mirada. La gente que viaja sola, que es mucha, es muy receptiva hacia las nuevas relaciones. Así, personas con las que nunca habrías hablado de ir con un amigo o una pareja, de repente se te revelarán como buenos compañeros de viaje, como excelente compañía para tomar un café o como fuentes de tertulia interesante y gratuita. Esta es probablemente la parte más enriquecedora de viajar solo.

2.- ¿Y si me pongo enfermo? pues si te pasa algo, como en todos los lugares del mundo, te van a auxiliar. Ojo, si vas a adentrarte en una caminata de siete horas por la montaña perdida del Nosedondestán, si que te recomendamos ir acompañado. Eso es una cuestión de sentido común. Pero para todo lo demás… tienes un movil. Simplemente procura enterarte bien previamente de qué se hace allá donde estés en caso de emergencia sanitaria. Tranquilo, todas las farmacias del mundo tienen medicamentos para cortar la diarrea.

3.- ¿Y si me pierdo? pues si te pierdes, ya te encontrarás, exactamente igual que te podría pasar si vas acompañado. Eres una persona perfectamente capaz de enfrentarte a cualquier adversidad que se te ponga delante. Pero tranquilo, como tu planificas, tu decides, y si no te apetece hacer o ver algo porque no te fías de tí mismo, pues simplemente no lo haces. Nadie te va a obligar a nada, y créenos cuando te decimos que la sensación de libertad que vas a disfrutar con el mundo entero bajo tus pies no es comparable a nada.

Nota: en Solo Para Solos, somos amantes de los viajes en compañía, pero una compañía formada por gente autónoma y capaz. Algo parecido a aquello de “estar bien con uno mismo para estar bien con los demás” pero aplicado a los viajes. Y sobretodo no lo olvides; el mundo es tuyo.

VIAJAR SOLO PARA ESTAR EN COMPAÑÍA

Atreverse a dar un sencillo paso para compartir

Atreverse a dar un sencillo paso para compartir

A menudo, las actividades que tienen que ver con grupos de singles o de solteros se encuentran socialmente estigmatizadas. Es creencia popular, por ejemplo, (sobretodo en quien jamás lo ha probado) que en esas encuentros se va “a ligar todo lo que se pueda”. Y son precisamente esos estigmas lo que puede ahuyentar a una persona que no está del todo decidida a lanzarse y a probar y a quien estos encuentros podrían hacer mucho bien.

En el ámbito de los viajes ocurre lo mismo y pudiera parecer desde el exterior que más que ir a conocer un destino, se va a cazar pareja. Nada más lejos de la realidad.

El soltero o soltera que se une a un grupo de singles que deciden hacer un viaje juntos lo puede hacer por muchos motivos, como encontrarse en una posición económica distinta a sus amigos, no poder hacer coincidir las vacaciones con sus familiares y un sin fin de motivos más. Es decir, que la motivación de unirse a un grupo parte de la necesidad no resuelta en su entorno de conocer alguno nuevo y divertirse al mismo tiempo.

Suelen tener factores comunes entre sí; personas independientes que eligen sin embargo compartir su tiempo con otras personas que también estarían bien solas. Gente para la que la palabra juventud va asociada a las ganas de conocer cosas nuevas. Gente abierta y por lo general, amplia de miras.

Quien ya ha viajado alguna vez en un grupo de singles sabe que principalmente lo que se trae de vuelta en la maleta son amigos y buenas experiencias. Nosotros nos enorgullecemos al ver que personas que se conocieron en uno de nuestros viajes siguen siendo amigos años después.

Y que casi todo el que prueba repite. Eso también es una gran fuente de orgullo.

¿Que hay gente que liga en los viajes? por supuesto, ¡estaría bueno!. Pero también hay gente que lo hace en el teatro, y no por ello pensamos que el que va a ver a Lope de Vega es un obseso en busca de pareja.

Se trata, como reza el título del post, de viajar solo para estar en compañía.